LOS “MLS” UNA HISTORIA DE LUCHA REVOLUCIONARIA EN EL CAUCA

¿Ha escuchado del PC-ML o los “MLS”? ¿Cómo se dio en el Cauca?¿Cómo se dio en Popayán? En este artículo el autor nos presenta un recorrido del origen y declive de esta organización insurgente, enfocándose en su incidencia en el Cauca y Popayán, escenarios claves en la configuración histórica del conflicto político, social y armado en Colombia.

Revista Lanzas y Letras Nº 33*. Por: Juan Camilo Zúñiga**.

La coyuntura de diálogos y el desarme de una parte de la insurgencia que se lleva a cabo actualmente, nos obliga a pensar los orígenes y la naturaleza del fenómeno del alzamiento armado. A continuación, un abordaje a la experiencia del Partido Comunista-Marxista Leninista en el Cauca.

Las guerrillas, como las conocemos en la actualidad, merecen ser estudiadas e investigadas a profundidad, ya que se trata de un actor protagónico en la historia reciente de nuestro país.

En este artículo abordaremos a un nivel local y regional uno de los muchos casos donde hombres y mujeres decidieron llevar a cabo un proyecto revolucionario en la década del setenta conocido como Partido Comunista-Marxista Leninista.

El Partido Comunista-Marxista Leninista tuvo sus orígenes, al igual que muchas otras organizaciones insurgentes, en la agitada década del 60. Procesos y acontecimientos mundiales como la Revolución Cubana, la guerra de liberación nacional de Vietnam y los países colonizados de África, extendieron la lucha antiimperialista en Latinoamérica. Esta ola de movimientos insurreccionales en todo el mundo, puso en crisis a los antiguos paradigmas de la izquierda, encabezados principalmente por los Soviéticos y sus partidos filiales.

Los partidos comunistas de todo el mundo, incluido el colombiano, sufrieron una ruptura después de las contradicciones entre Mao Tseg Tung con Nikita Jrushov en 1965. Mao consideró que Jrushov traicionaba los principios Leninistas al plantear que podía desarrollarse un tránsito pacifico al socialismo y una alianza entre clases. Los seguidores de Mao en todo el mundo fundaron sus propios partidos comunistas añadiendo las siglas “ML”, señalando su fidelidad a los principios Marxistas Leninistas.

Esta situación se repitió con el PC colombiano, después de que fueran expulsados muchos de sus militantes en la década del 60 por considerar que el Partido debía impulsar la lucha armada al ver cerradas las vías democráticas.  Estos dirigentes crearon el PC-ML colombiano, que se caracterizó por oponerse al pacto entre clases y “declararle la guerra” al imperialismo, la oligarquía criolla y el revisionismo.

Su surgimiento se presenta en un contexto donde ya existía una experiencia guerrillera desde la violencia de los 50, y se había incrementado la exclusión social, la miseria y la represión con la instalación del pacto elitista del Frente Nacional. Las huelgas obreras y estudiantiles en Bogotá, Bucaramanga, Medellín y otras ciudades se tradujeron en toques de queda, revueltas, motines y persecución a la izquierda. En este ambiente, muchos hombres y mujeres con ideas revolucionarias se dispusieron a formular una estrategia de lucha contra la oligarquía y su feroz violencia, que no había cesado desde el asesinato de Gaitán en 1948.

En el Cauca

Muchos estudiantes, jóvenes y trabajadores participaron de los procesos revolucionarios de la década del 60 en el Cauca. No se puede hablar del PC-ML en este departamento sin antes mencionar organizaciones locales que lo antecedieron y fueron de gran reconocimiento en la época. Además de la influencia del Movimiento Obrero Estudiantil Campesino (MOEC), el Movimiento Revolucionario Liberal (MRL) y más adelante el Frente Unido, muchos jóvenes simpatizaron y militaron en la Organización Revolucionaria del Cauca (ORC), y el Movimiento Guerrillero Urbano (MOGUR). La ORC fue conocida por organizar campeonatos de futbol interbarriales, gimnasia y alfabetización de jóvenes de barrios populares como método para atraerlos a sus filas. Aunque no fue una organización clandestina, logró tener influencia en la juventud a través de la propaganda, la formación política y la movilización contra los gobiernos represivos de la época.

Años después, algunos militantes de la ORC, influenciados por la agitación de los años 60 y el auge de la lucha armada, de manera algo romántica conformaron el MOGUR, organización que operaría en Popayán. Conformada por jóvenes de barrios populares, fue conocida por ejecutar acciones como recuperaciones a almacenes, sabotajes con dinamita a edificios institucionales como la gobernación, la policía, el DAS e incluso a las procesiones de Semana Santa. Emitió un fanzine titulado “Pan o Plomo” que circuló clandestinamente, logrando atraer a buen número de jóvenes motivados por la lucha insurgente. Aunque su duración no fue prolongada, fue la primera iniciativa algo ingenua de un proyecto insurgente en el departamento; después de una autocrítica, este grupo buscó un proyecto político más claro en el PC-ML.

Fue aproximadamente en 1969 cuando integrantes del Comité Regional Suroccidental “Ricardo Torres” del PC-ML, procedentes de Cali, hicieron contacto con el movimiento estudiantil secundarista y universitario de Popayán con el ánimo de conformar los primeros núcleos del partido en el Cauca. Entre sus primeros integrantes hubo algunos del MOGUR que se articularon buscando un proyecto de alcance nacional.

Inicialmente trabajaron entorno al periódico nacional Revolución y Liberación para conocer la propuesta política del “ML”. Paralelamente se realizó el trabajo de recoger contactos entre los estudiantes, trabajadores, jóvenes y campesinos. Aunque se conformaron algunos núcleos -principalmente en el área urbana de Popayán- rápidamente se vieron afectados por la crisis que vivía el Partido a nivel nacional y regional, quedando sus primeros militantes aislados del resto de la organización nacional.

Sin embargo, el aislamiento con el resto de estructuras del partido como el Comité Central y el Comité Regional, no les imposibilitó a los primeros núcleos crecer, ya que no fueron afectados por las contradicciones que hubo a nivel nacional los primeros años. El movimiento estudiantil que emergió con gran fuerza a finales de 1970 y en 1971, fue factor fundamental para el crecimiento y el ingreso de militantes al partido. Las huelgas estudiantiles del Liceo Nacional “Alejandro de Humboldt” de Popayán despertaron la rebeldía en los demás colegios de la ciudad que se sumaron a los reclamos por mejores condiciones de bienestar, participación en las decisiones, y la libertad de catedra.

Las movilizaciones se contaban por miles en las estrechas calles de la Ciudad. El Estado respondía con toques de queda y represión, causando enfrentamientos que podían durar todo el día. La beligerancia de los estudiantes se reflejó en las huelgas de 1971, cuando se produce la muerte de Augusto “Tuto” Gonzales, estudiante liceísta asesinado por el Ejército en Popayán el 4 de marzo de ese año, después de una protesta en solidaridad con la represión contra estudiantes en Cali días anteriores.

Augusto “Tuto” Gonzáles.

En medio de este movimiento, el Partido conformó sus primeros núcleos clandestinos insertos en el movimiento estudiantil, logrando tener una estructura política y un referente que articulaba estudiantes de todos los colegios de Popayán y la Universidad, denominado el Frente Revolucionario Estudiantil (FRE). Varios de estos militantes se fueron trasladando a otro tipo de tareas políticas y militares.

La estructura del PC-ML contemplaba, en sus estatutos, una organización clandestina con distintas instancias y procesos para su incorporación y militancia. A nivel nacional, los Congresos eran los escenarios de máxima decisión; le seguía el Comité Central, conformado por los distintos comités de cada región. El Cauca correspondió al comité de la región suroccidente denominado  “Ricardo Torres”. En este departamento existieron cerca de tres instancias: una dirección local, que dirigía el trabajo de las células que contaban con tres a cinco militantes encargados de un área particular como el movimiento estudiantil, el campesino, obrero etc. El militante debía ser seleccionado por su liderazgo y compromiso después de un proceso dentro de un Comité de Trabajo Revolucionario (CTRs) en el cual se estudiaba y preparaba políticamente hasta lograr ingresar a una célula.

Por sus principios ideológicos, el PC-ML contempló como forma principal la lucha armada, conformando el Ejército Popular de Liberación (EPL), su brazo armado. Este era el encargado de la operatividad militar a través de comandos. En el Cauca predominó una tendencia a priorizar la lucha política y de masas, sin embargo, se conformaron comandos que funcionaron en Popayán y en el Norte del Cauca, los cuales realizaron tareas de sabotaje similares a los del MOGUR, recuperaciones y autodefensa en la zona rural confrontando a militares y “pájaros”.

Mientras que en Popayán el movimiento estudiantil colapsaba la ciudad con marchas, tropeles, tomas y bombas, en el campo se gestó un movimiento de recuperación de tierras.

*Publicación en la Revista Impresa Nº33 de Lanzas y Letras de diciembre de 2017.  Una versión más extensa de este artículo puede encontrarse en la versión impresa.

**Estudiante de Historia de la Universidad del Cauca, integrante del Centro de Estudios Pensamiento Crítico.