¿Cómo publicar?

Concebimos Lanzas y Letras como un proyecto político y cultural contrahegemónico. La revista nació hace más de 20 años, en 1995, en Neiva, y desde entonces fue creciendo en todo el país; vientos favorables y manos compañeras la llevaron a distintos rincones de Nuestra América, y así se sumaron lectores y colaboradoras.

Acutalmente, Lanzas cuenta con el portal web (lanzasyletras.org) y con la revista impresa. Distintas secciones organizan el contenido: Internacional, Nacional, Realidades Urbanas, Educación, Ensayo, Cultura, Libros y Revistas…

¿Qué pretendemos de un artículo?

Eduardo Galeano publicó Las venas abiertas de América Latina en 1971. El libro tuvo una inmediata y merecida repercusión: su prosa, cuidada y a la vez directa, lo volvió un texto muy popular. Sin embargo, por eso mismo, recibió cuestionamientos por su visión de la historia poco atenta a citas y normas científicas.

Siete años después, en el epílogo de una de las reediciones del libro, don Galeano replicó:

“Sé que pudo resultar sacrílego que este manual de divulgación hable de economía política en el estilo de una novela de amor o de piratas. Pero se me hace cuesta arriba, lo confieso, leer algunas obras valiosas de ciertos sociólogos, politicólogos, economistas o historiadores, que escriben en código. El lenguaje hermético no siempre es el precio inevitable de la profundidad. Puede esconder simplemente, en algunos casos, una incapacidad de comunicación elevada a la categoría de virtud intelectual. Sospecho que el aburrimiento sirve así, a menudo, para bendecir el orden establecido: confirma que el conocimiento es un privilegio de las élites.

Algo parecido suele ocurrir, dicho sea de paso, con cierta literatura militante dirigida a un público de convencidos. Me parece conformista, a pesar de toda su posible retórica revolucionaria; un lenguaje que mecánicamente repite, para los mismos oídos, las mismas frases hechas, los mismos adjetivos, las mismas fórmulas declamatorias. Quizás esa literatura de parroquia esté tan lejos de la revolución como la pornografía está lejos del erotismo”.

Gracias, Eduardo.

Entonces, ahora sí: nos gustaría que los artículos de Lanzas resulten profundos, cuestionadores, directos, rigurosos y enamoradizos, como los del gran Galeano. No es fácil, pero tampoco tan difícil; queremos intentarlo. Para ello procuraremos evitar el lenguaje hermético, ya sea de las ciencias o de la militancia más dogmática. No queremos textos aburridos ni para convencidos. De ahí en más, que la creatividad y la búsqueda del estilo propio (de cada quien) sean lo que guíen la escritura.

Por eso, más que un manual de estilo, proponemos unas mínimas reglas básicas para los artículos en la web:

  • Entre 6.000 y 14.000 caracteres con espacios (en procesadores de texto, se puede llevar la cuenta desde Herramientas / Contar palabras)
  • Como no se trata de publicaciones netamente académicas sino de divulgación, se recomienda evitar o minimizar la cantidad de citas al pie. En caso de ser necesarias, sugerimos la citación en Normas APA

Por lo general, la edición que hacemos de los textos recibidos es de ida y vuelta: cada colaborador/a es, para este equipo, un compañero o compañera de trabajo, y en el marco de esa confianza podemos sugerir un nuevo título, o modificaciones menores, llegado el caso.

Otra cosa: el tiempo ayuda. Evitar urgencias es un buen criterio. A veces la coyuntura manda pero, si envían los artículos sin apuro, tanto mejor.

Esperamos sus aportes; del trabajo colectivo que logremos articular depende el futuro de Lanzas y Letras (al igual que sucede con cualquier proyecto popular).

Equipo Editorial, marzo de 2017

Contáctanos: