Por un silenciamiento de los fusiles que no perpetúe la guerra

7.132 armas de la guerrilla de las FARC-EP fueron entregadas a la misión de la ONU. ¿Se acerca el fin de la guerra? Sergio Segura, comunicador de Lanzas y Letras, opina sobre lo acontecido y hace un balance que da visos de lo que puede suceder si el Gobierno continúa incumpliendo y no combate efectivamente a los grupos paramilitares.

Por Sergio Segura*. Que los más de 7.000 guerrilleros y guerrilleras concentradas le hayan cumplido al país, que hayan pedido perdón por los avatares del conflicto y de su accionar militar, que se hayan salvado más de 2.600 vidas (según la ONU) debido al cese del fuego, es de celebrar. Su consigna fue “dejar las armas para tomar la palabra”.

La dejación de armas de las FARC, en su sentido histórico y político como acontecimiento trascendental para el devenir de la Nación, es un hecho que sin duda simboliza la esperanza de vivir en un país diferente, sobre todo para quienes han sufrido la guerra con mayor rigor. 260.000 muertos, 7 millones de desplazados, alrededor de 80.000 desaparecidos, 9.500 presos políticos y miles de exiliados, son algunas de las consecuencias del conflicto armado colombiano que hoy se encuentra en un periodo cúspide de la solución política.

Es de reconocer que gracias a los acuerdos de La Habana, la oposición política por primera vez en la historia cuenta con un Estatuto que le da garantías democráticas para ejercer sus derechos. Las FARC ingresará al escenario político legal luego de 53 años de lucha armada, así, en agosto realizarán un congreso donde darán directrices y completarán su estrategia a seguir.

Sin embargo, para que en Colombia se hable del fin de la guerra, sin un optimismo que a veces se torna petulante, hay que tener en cuenta otros aspectos. La mesa de diálogo en Ecuador entre la guerrilla del ELN y el Gobierno avanza, aunque con serias dificultades, pues no ha llegado el momento en el que ambas partes empiezan a ceder. Los combates militares continúan. Mientras la insurgencia reclama un cese bilateral del fuego para “humanizar la guerra” y mejorar las condiciones de diálogo, el Gobierno presiona para que esta organización abandone la práctica del secuestro. El ELN es observadora de cada detalle ocurrido en el contexto del diálogo con las FARC y por eso la desconfianza: asesinato de guerrilleros amnistiados, asesinato de militantes de izquierda y líderes sociales, incumplimiento en lo más básico del Acuerdo, brutalidad policial contra la protesta social, entre otros.

Asimismo, sin ningún reparo, el Gobierno continúa afirmando que el paramilitarismo no existe, aún cuando las investigaciones arrojan claras evidencias de que estos ejércitos, que nacieron de la convivencia entre terratenientes, políticos y empresarios, son los principales victimarios de la violencia contra actores sociales, políticos y de derechos humanos. Desde ahora, lo que pase en los territorios anteriormente controlados por las FARC, es responsabilidad del Estado. ¿Qué viene sucediendo? Un peligroso crecimiento del paramilitarismo, aunque se usen los eufemismos de “bandas criminales” (Bacrim), neoparamilitares o “grupos sucesores del paramilitarismo”. Es imperativo que el cuerpo élite creado para perseguir a los paramilitares los combata. El paramilitarismo sí existe y como organizaciones criminales deben desaparecer. Para el Centro de Investigación y Educación Popular (CINEP), solo en 2016 los paramilitares cometieron 550 violaciones de Derechos Humanos.

Por otro lado, en el marco de los incumplimientos del Gobierno, más de 3.400 guerrilleros presos se encuentran hace varios días en una manifestación pacífica exigiendo ser indultados como lo precisa el Acuerdo en el punto de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Ahora bien, difícilmente habrá fin de la guerra si las condiciones que originaron la violencia se mantienen intactas, como se ve evidenciado en el modelo de desarrollo del gobierno de Santos, que mantiene 22 millones de pobres y 12 millones en pobreza extrema. Igualmente se ve con ejemplos como Buenaventura (pacífico colombiano), donde se viene sufriendo la represión policial y la militarización por exigir condiciones básicas de vida como tener agua y electricidad, mientras el territorio lo saquean las multinacionales. No habrá paz sin el desmonte efectivo del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD), que continúa hostigando con brutalidad al magisterio en diferentes zonas del país, sector que lleva tiempo exigiéndole al presidente Santos cumplir los acuerdos de huelgas anteriores. Lo mismo sucede con el movimiento indígena, campesino y sindical. Los niños y niñas siguen pagando con su vida el abandono estatal, mueren de hambre, de desnutrición. Así no habrá paz.

El llamado fin de la guerra en Colombia es una bandera política, un instrumento discursivo, pero es, sobre todo, una ilusión. Si bien es fundamental para el país que este movimiento armado continúe en la lucha como partido político, lo cierto es que el desprecio a la izquierda revolucionaria en Colombia es más profundo y generalizado que el reducido apoyo a la izquierda democrática, un desprecio irracional ocasionado por medio siglo de guerra no solo bélica, sino también ideológica.

Un ejemplo claro es el aprovechamiento político de la explosión ocurrida el pasado 18 de junio en uno de los centros comerciales de élite de la capital donde murieron tres mujeres. Sin duda cumplió con uno de sus objetivos: opacar la dejación de armas de las FARC y politizar este acto de terrorismo para ir acumulando votos de cara a las elecciones presidenciales de 2018. ¿A quién le sirve una explosión en un baño de mujeres? A quienes viven de la guerra, a quienes no tienen otra forma de capitalizar el poder político que mediante la generación de odio, miedo y violencia.

La extrema derecha, representada por el cuestionado expresidente y ahora senador del Centro Democrático, Álvaro Uribe, tiene como propósito “hacer trizas los acuerdos de paz”. Juegan a confundir. Torpedean cualquier intento de cambio a sus lógicas guerreristas. Sin embargo, es una la fuerzas políticas más grandes del país, como quedó demostrado en octubre pasado con los resultados del Plebiscito por la Paz, donde ganó el NO, con ayuda de publicidad engañosa y propaganda con mentiras orquestadas por sectores eclesiales, moralistas fanáticos y anticomunistas acérrimos de dicho partido.

Finalmente, cabe señalar que por dicha explosión fueron capturadas nueve personas, una de estas ya en libertad por definirse como captura ilegal. Lo curioso es que, como viene sucediendo en los últimos años, son personas reconocidas en materia académica, política o social. Falsos positivos judiciales que envían un mensaje negativo al país, pues no solo es recurrente la captura de personas inocentes bajo pruebas y testigos falsos, sino que se aprovecha cualquier ocasión para estigmatizar aún más a la universidad pública; abogadas, artistas, periodistas y especialmente profesionales de las ciencias humanas comprometidos con la paz desde sus organizaciones sociales. Un sistema de justicia fallido, el cual sigue sin estar preparado para este momento político.

Así, se hace imprescindible la movilización social y la unidad en la práctica, para que no triunfe el odio, para que no gane el mayor cáncer que tiene Colombia, es decir, Uribe y el uribismo. En el futuro pueden surgir nuevas guerras, ojalá me equivoque y pronto podamos hablar del conflicto armado como un asunto del pasado.

*Sergio Segura es periodista e investigador, cursa un doctorado en Derechos Humanos.

Hermenéutica urbana: la ciudad en la Biblia (primera parte)

 

Por Guido Niebles Santana*. Hace aproximadamente 10.000 años, época en la que según los antropólogos e historiadores apareció la propiedad privada, la población mundial era alrededor de 1.000.000 de habitantes. Hace apenas 200 años la población mundial bordeaba los 1.000 millones de seres y en el 2000 ya éramos 6.000 millones. En la actualidad la humanidad supera los 7.000 millones, cifra alcanzada en el 2013.  Seguir leyendo Hermenéutica urbana: la ciudad en la Biblia (primera parte)

El mal tiempo presente (Notas sobre el imperialismo)

Ponencia presentada por Alejandro Mantilla, miembro del Instituto Nacional Sindical (CED-INS)*, en el Seminario Internacional Centenario de la Revolución de Octubre y 150 años de El Capital, realizado a finales de mayo en la Universidad Pedagógica Nacional. Seguir leyendo El mal tiempo presente (Notas sobre el imperialismo)

“Comparto la idea de un gobierno de transición”: Imelda Daza, Voces de Paz

Imelda Daza de la Unión Patriótica es una de los seis integrantes de Voces de Paz, agrupación política que actualmente vela dentro del Congreso de la República por el cumplimiento del Acuerdo de Paz entre las FARC-EP y el gobierno colombiano. En entrevista con Sergio Segura*, periodista de Lanzas y Letras, relata la experiencia dentro del Congreso y opina sobre lo que a su juicio deben ser las próximas elecciones presidenciales. Asimismo anunció una campaña internacional por la libertad de Simón Trinidad, quien sigue preso en una cárcel de Estados Unidos. Seguir leyendo “Comparto la idea de un gobierno de transición”: Imelda Daza, Voces de Paz

Fernando Martínez Heredia: “Los movimientos populares encarnan la vanguardia del proceso de liberación latinoamericano”

Ha muerto Fernando Martínez Heredia, intelectual fundamental para entender los últimos 60 años de sociedad, economía y cultura de Cuba.

También teórico del poder popular y autor de la que, en mi humilde opinión, es la mirada más desprejuiciada y panorámica acerca de la guerra civil y revolución española y sus enseñanzas para la praxis socialista.

Desde la revista “Política y Sociedad” tuvimos la oportunidad de conversar con él a fines de 2012 sobre estos y otros temas. Hoy damos a conocer esa entrevista, que en su momento quedó inédita, como homenaje póstumo a su trayectoria.

Seguir leyendo Fernando Martínez Heredia: “Los movimientos populares encarnan la vanguardia del proceso de liberación latinoamericano”

¡Presupuesto, presupuesto, para la educación!

Inicia la cuarta semana del paro indefinido del magisterio y presupuesto, presupuesto para la educación, parece ser la consigna que se ha puesto en la escena del dialogo nacional; las calles de los municipios, ciudades y grandes capitales se han visto atiborradas de maestros y maestras que en esta nueva jornada le exigen al gobierno nacional que detenga el proceso de desfinanciación que asiste hoy al sistema educativo y sea consecuente con la política de “Colombia la más educada”. A pesar de lo contundente de las movilizaciones los grandes medios las reducen a un simple problema de movilidad. Seguir leyendo ¡Presupuesto, presupuesto, para la educación!

Movimientos Urbanos en Nuestra América: qué se proponen, cómo se organizan

Los pueblos de América Latina tienen fuertes raíces indígenas y campesinas, pero su realidad es cada vez más urbana. Ese desplazamiento demográfico, social e identitario, ¿es acompañado por las luchas por la emancipación? ¿Cómo disputar el carácter de las grandes ciudades del Capital, cómo pensarlas en clave popular? La articulación continental, un desafío. Seguir leyendo Movimientos Urbanos en Nuestra América: qué se proponen, cómo se organizan

“Una nueva institucionalidad que surja del protagonismo del pueblo”

Ponencia presentada por Martina Pesce*, en representación del Frente Popular Darío Santillán de Argentina, en el Seminario Internacional Centenario de la Revolución de Octubre y 150 años de El Capital, realizado días atrás en la Universidad Pedagógica Nacional.  Seguir leyendo “Una nueva institucionalidad que surja del protagonismo del pueblo”

Dinamitar los acuerdos: ¿Santos activó su ´Plan B´, contra la Paz?

El analista y referente de la Mesa Social para la Paz, Juan Houghton, plantea que el gobierno ha optado por su plan B: “dinamitar el proceso con el ELN e irrespetar los acuerdos con las FARC”, y que busca una apuesta electoral victoriosa con sectores que “le exigen hacerle conejo a los acuerdos”, dejando atrás la pretendida coalición con los que estaban por la Paz. Seguir leyendo Dinamitar los acuerdos: ¿Santos activó su ´Plan B´, contra la Paz?

Un seminario internacional clave para el pensamiento crítico, en Bogotá

Tendrá lugar entre el jueves 25 y el sábado 27 de mayo en la Universidad Pedagógica Nacional. Se propone abordar, desde una mirada crítica y actual, hechos sensibles al pensamiento de izquierdas: la Revolución de Octubre de 1917, la obra de Marx y la acción del Che. Entrada libre y gratuita. Seguir leyendo Un seminario internacional clave para el pensamiento crítico, en Bogotá

Diez ideas para salvar los acuerdos con las FARC (y agilizar los del ELN)

Las FARC se declararon en alerta y “asamblea permanente” ante el frenazo de la Corte Constitucional al ´fast track´; en Quito el gobierno no da señales de atender el reclamo del ELN de participación de la sociedad. Diego Pinto(*) reflexiona sobre el delicado momento político que atraviesa la Paz. Seguir leyendo Diez ideas para salvar los acuerdos con las FARC (y agilizar los del ELN)

¡A Luchar! en el Valle y el Huila: “Jalonamos las más importantes luchas”

En el Huila ¡A Luchar! se nutrió de la confluencia del movimiento social, organizaciones sindicales y sectores políticos. Para saber sobre la experiencia en el Valle, dialogamos con Héctor Castro, quien fue presidente de Sintragoodyear y miembro del Comité Ejecutivo regional de la CUT. Seguir leyendo ¡A Luchar! en el Valle y el Huila: “Jalonamos las más importantes luchas”

Lucha de clases urbana en Colombia

Las ciudades son el estandarte de la moderna sociedad capitalista, es en ella que se moldeó y se dio nacimiento a la clase trabajadora asalariada en cuestión, fue necesario la concentración de un gran polo de riqueza, y de mano de obra para que por medio de una relación asalariada, se desarrollara el sistema capitalista. Esta clase desposeída de toda propiedad que pudiera ser un factor en la creación de riqueza (capital o tierra), excepto de su fuerza de trabajo, se ha concentrado y desarrollado en las ciudades. Así lo afirman Javier Restrepo y Jorge Ovalle en el siguiente artículo.

Seguir leyendo Lucha de clases urbana en Colombia

Más allá de la “colombianización de México”

La “colombianización de México” es un término tan controvertido como vigente. La antropóloga Nohora Caballero nos propone un análisis que lo relaciona con el narcotráfico, el paramilitarismo y la injerencia de los Estados Unidos en ambos paises. Seguir leyendo Más allá de la “colombianización de México”